Raíces y Memoria

 
 

Festival de Cine Ojo Al Sancocho, un patrimonio de sueños

Para bien este proyecto comunitario se convirtió en poco tiempo en patrimonio cultural y artístico de esta localidad que incuba miles de sueños y miles de iniciativas que crecen para llevarlos a cabo.

Festival de Cine Comunitario Ojo Al Sancocho, un patrimonio que construye sueños 

Con musicalidad, sancocho de sueños, con una alegría intensa y un resultado evidente de las huellas y semillas que ha sembrado para los procesos comunitarios y el empoderamiento social, concluyó la VII Versión del Festival de Cine Comunitario Ojo Al Sancocho en la localidad Ciudad Bolívar de la capital del país. Aunque concluyó es un decir, porque sus actividades y frutos crecen a lo largo del año y del tiempo por este mágico territorio del sur de Bogotá.

Este maravilloso, y hoy sólido, Proyecto nació en la localidad 19 de Ciudad Bolívar al albor de los sueños y las esperanzas de una tierra bellísima con sus urbes y su ruralidad mítica y ancestral y, con su muy querida y entusiasta gente; nació como propuesta de confiar en el talento y el carisma propios de sus gentes, como si los imaginarios se “indignaran” para resinificar la etiqueta malsana de violencia que los medios masivos comerciales han sembrado con tanta inquina. 

Ciudad Bolívar es una localidad de Bogotá, una tierra bella a la cual amo y en la cual crecí y sembré mis sueños y proyectos comunicativos; fui un viajero de este territorio, pero su magia y energías se anclaron en mi como sus canteras a sus cerros, como sus fuentes de agua a sus páramos y como sus lazos solidarios de hermandad a su gente sencilla que ve decaer y renacer sus sueños en medio de la pobreza y la abundancia, en medio de las dificultades y la tenacidad de sobrellevarlas, en medio del dolor y la fe inquebrantable en la paz y la armonía, en medio de la cultura popular y la agitación de sus noches, en medio de la angustia y el amor de sus madres por la mantención y educación de sus hijos y en medio del miedo y la perseverancia por la construcción de una comunidad digna, pujante  y respetada.    

Para bien este proyecto comunitario se convirtió en poco tiempo en patrimonio cultural y artístico de esta localidad que incuba miles de sueños y miles de iniciativas que crecen para llevarlos a cabo. 

Ojo Al Sancocho dejo de serlo, casi desde sus inicios, un evento cultural de gran envergadura para consolidarse en un próspero semillero de sueños, un bonito proceso que cimenta esperanza en un pueblo como el de Ciudad Bolívar de Bogotá -estampa a su vez de todo el pueblo latinoamericano- abandonado institucionalmente a la buena de dios y al admirable coraje de sus comunidades que ostentan un puñado de alegrías para salir adelante y soñar con un remanso diverso donde la armonía es posible; Ese ha sido, sin duda el mayor aporte de Ojo Al Sancocho, “ser un escenario que permite desarrollar la diversidad”, como lo manifestó Daniel Bejarano, uno de sus fundadores y promotores el jueves pasado durante la realización del Foro: “Cine Comunitario, TIC, Memoria y Derechos Humanos en América Latina”, uno de varios eventos que contemplaba el desarrollo del Festival.         

Grupo musical Pasajeros, Clausura VII Festival Ojo Al SancochoA mi consideración además de posibilitar el desarrollo de la Diversidad, permite encontrarnos con ella, potenciar esos múltiples saberes y renacer a la búsqueda colectiva e individual de nuestras raíces. En este sentido, su crecimiento y credibilidad se notan a leguas, por decir nomas un ejemplo para esta versión llegaron al festival 950 producciones de las cuales fueron seleccionadas 150 que además de ser vistas por miles de espectadores en colegios, auditorios parques y veredas de esta localidad, compitieron por diez reconocimientos en las diez categorías fijadas.

Las luchas y desvelos de los casi 40 organizadores que trabajan un año por hacer posible el Festival y de quienes han sido sus enconados cuidadores han de ser arduas pero gratificantes, cuando uno habla con personas como Daniel y su compañera son personas muy sencillas, pero eso sí la tienen clara y su ímpetu contagia de mafia y empeño. Ojo al Sancocho es sin duda referente de gran apoyo para grandes festivales como Cine de los Pueblos Indígenas, realizado en Colombia en 2012 en su XI Versión, y también para otros que hemos crecido y soñado a la par de sus siete festivales, como la muestra de cine indígena Daupara. 

Solo me resta expresar mis felicitaciones a este proceso que ha puesto el cine comunitario y el arte al servicio de las comunidades, un proceso que entendió desde sus comienzos la necesidad de la gente humilde, permitirles “hacer posible un ejercicio de memoria, resinificar su territorio y, entre otras, establecer una autonomía audiovisual de la imagen” como lo señala uno de los expositores al foro mencionado. De estos tres aspectos sí que se ha empoderado la gente de Ciudad Bolívar desde los niños, hasta las mujeres, adultos, los indígenas y afro que allí habitan hasta los campesinos de sus esbeltas veredas; muestra de ello es la consolidación de procesos como la Escuela Audiovisual Infantil de Ciudad Bolívar, La Escuela de Formación EKO, el Centro de Medios Ciudad Bolívar (CB), el Colectivo de Comunicación Comunitaria de Altos de la Estancia, la Escuela Rural de Cine de Potosí, entre sus más merecedores frutos que hoy enriquecen el Sancocho. 

En fin con esta breve nota hago mención a uno de los tantos festivales y procesos de comunicación comunitario que se mueven por nuestra amada tierra y por nuestro continente hermano y diverso del Abya Yala. El Festival Ojo Al sancocho que se llevó a cabo del 4 al 9 de octubre en Ciudad Bolívar de Bogotá, concluyo la noche del sábado con una fiesta cultural de intercambio de saberes, con un agradecimiento a sus invitados nacionales e internacionales, pero sobre todo con un inmenso acto de respeto e integración a la comunidad, a esa gente bella de la localidad, a los que viven “allá en la Loma y esto no es broma”, como manifestaron en su música los jóvenes del barrio Potosí. 

Sin duda Ojo Al Sancocho ha dejado una huella y un cultivo de sueños que crecerá para diversificar más este Sancocho audiovisual comunicativo. Para más detalles de premiación y pormenores del festival les remito a la Web del Festival: www.ojoalsancocho.org De mi parte solo quería ofrecer este breve relato que expresa mi admiración por procesos incluyentes y que nos permiten soñar…  

Ismael Paredes, El Telar de Mantas, Bakatá 12 de octubre de 4102 

 

Usted está aquí: Home Producción Periodística Noticias y Opinión Festival de Cine Ojo Al Sancocho, un patrimonio de sueños

Envíanos tu historia

Si tienes historias que se identifiquen con la diversidad cultural, con la ecología y con los saberes del campo. Puedes enviarnos tu historia a través del siguiente enlace.

 

ENVÍAR HISTORIA

Síguenos en